Yo soy Bonifaz CaneloFino

Me dedico al teatro, soy actor y co-fundador de Artzénico Teatro, grupo que iniciamos en el año 2007 con mi amigo y colega Jordi Möllering. Hoy en día dirijo la Asociación Artzénico Teatro con base en Xela (Quetzaltenango) y con un equipo genial de artistas llevamos a cabo algunos proyectos.
He tenido la suerte de participar en intercambios artísticos en y afuera de Guatemala, lo que ha significado para mí un tipo de formación y empuje para desempeñar mi oficio. Con Artzénico hemos viajado al Norte y otros países de Europa con nuestro trabajo; uno de nuestros proyectos también tomó lugar en Marruecos, en el Sahara, norte de Africa.
Varias de estas experiencias e intercambios impactaron mi vida artística y personal, y de alguna manera la han modelado. Pero no han sido los viajes lo que me han determinado. Recuerdo el primer año con Artzénico y las vivencias que resultaron de nuestros primeros experimentos, los aciertos y los desaciertos. La inocencia de no saber exactamente lo que estábamos haciendo, descubrir un mundo nuevo en el teatro, descubrir algo nuevo en mí, darme cuenta del poder creativo y del poder manifestarlo; sabía que algo interesante podría suceder.

Antes del teatro hice un sin-fin de cosas, probé un poco de todo, digamos que intentaba encontrar mi camino.
Probé la universidad, fue allí donde todo cambió. La carrera que estudié, Turismo y Hotelería, cambió el rumbo de mi camino. Para empezar me di cuenta que no creía en el sistema educativo, empecé a valorar mucho más la formación autodidacta y vi que era perfectamente posible desarrollarme como persona y desenvolverme en lo que me propusiera sin la necesidad de un cartón. En otras palabras me di cuenta que para ser feliz y sentirme realizado podía hacerlo por mis propios medios.
Lo mismo me pasó con la religión, mi espiritualidad; abandoné la iglesia y renuncié a todo tipo de religión organizada. Una vez afuera me di cuenta cómo me había idiotizado todos esos años ‘sirviendo al señor’, quizá sentí rencor hacia la iglesia por esos años que le dediqué: puro tiempo, energía y recursos perdidos. Pero no me lamenté demasido, vi que había aprendido mucho y que no volvería a caer en lo mismo. Sentí que de verdad me liberé y mi camino se hizo más amplio. Me juré no depender de nada ni nadie más en mi búsqueda interna. Confirmé lo que siempre intuí: había algo mucho más grande, algo más profundo afuera de la religión.
Mi búsqueda de Dios hizo encontrarme conmigo mismo.

El turismo me ofreció las primeras oportunidades de viajar al extranjero, primero fui a Estados Unidos, luego Cuba, México y así. Pero fue en ese primer viaje que pude ver mi propia situación en perspectiva, ver a mi país desde afuera, probar la versión de esa realidad ideal que la televisión ofrecía, puras mentiras. Empecé a ver mi realidad de otra manera y vi a mi país con otros ojos, apenas empezaba a entender la situación. Para empezar Estados Unidos no era aquel sueño que se vendía en la tele y que mi país no estaba tan jodido como lo ponían en la tele gringa.
Aunque tuve oportunidad de permanecer en el extranjero, preferí siempre volver a Guatemala.
Por varios años me dediqué al turismo y a la tecnología; me hice experto en programas de viaje, organizar actividades culturales, manejar grupos de estudiantes-turistas de todos los tamaños, al mismo tiempo que aprendía a instalar redes, a armar y reparar computadoras, a manejar sitios web, a diseñar folletos y editar videos; fue una experiencia riquísima.
Así conocí a mucha gente de todo el mundo, mi red de amigos y contactos se hizo extensa. Es así como he podido viajar tanto, porque en los quince años o más que llevo viajando, siempre tengo oportunidad de visitar a alguien.

Antes de terminar esa época con el turismo, probé trabajar en construcción en Estados Unidos mientras visitaba a mi hermano Jorge. Fueron dos veces, una en invierno y la otra en verano y han sido de las experiencias más intensas que he tenido en mi vida laboral. En un sentido por la exigencia física, por otro lado lo que implicaba trabajar sin papeles, pero más aún por vivir de cerca la pesadilla de ser un inmigrante indocumentado en ese país, es una situación que ningún ser humano merece.
Así me di cuenta del privilegio que tenía al poder viajar, pero al mismo tiempo de ver las enormes diferencias entre tener o no papeles, la absurda realidad que me confrontaba. Esas experiencias me hicieron valorar aún más mi situación en Guatemala.

A Xela llegué cuando tenía 3 años; cuatro hermanos míos y yo. La situación de mi familia se puso mal cuando nuestra madre murió en el 79; mi hermana tenía apenas unos seis o siete meses de nacida, una tía le dio pecho por un tiempo. Yo no tengo registro de eso, lo sé por mi papá.
Allí por noviembre nos llevaron a las Aldeas Infantiles SOS, recién construida en la Colonia Minerva de Xela, nuestro nuevo hogar, allí hasta los 16 años; luego con los demás varones a la Aldea Juvenil.
Recuerdo ser muy tímido de niño y aún de grande, muy probablemente porque tartamudeaba un montón y así no me daban ganas hablar. De hecho era muy callado, me convertí en buen oyente, nunca decía nada; ese problema me hizo sentir vergüenza y miedo al hablar. Hasta que le encontré el modo y lo arreglé. Claro que eso ha durado varios años y ni siquiera debería decir que está arreglado. Los que me conocen saben que prefiero no hablar.

Una de las cosas que más he disfrutado desde la niñez es mi libertad, una libertad que hasta el momento es uno de mis tesoros más preciados. Pero ha costado caro.
Yo tendría unos seis o siete años cuando me enteré que la mujer que nos cuidaba no era mi madre, fue quizá el momento más duro en mi niñez, sentí que algo dentro de mí murió ese día. Me sentí de verdad desamparado, traicionado, como engañado. Así comprendí que era un niño ‘huérfano’, que era como nos llamaban. Pero ese suceso me dio cierto poder, quizá no lo entendí así en ese momento, solo empecé a comprender que en la vida estaba por mi cuenta. A esto debería agregar el hecho de que mi padre se casó nuevamente y tuvo más hijos mientras sus primeros eran atendidos hasta la mayoría de edad en las Aldeas Infantiles.
Unos años más tarde empecé a darme cuenta de que podía hacer conmigo lo que quisiera, que no tenía pedir permiso ni aprobación a nadie, total mis hermanos mayores ya estaban en lo suyo. Era el mundo y yo, yo y el mundo. Esa sensación de pertenecer a todos y a todo, es increíble, porque de cierto modo también funciona a la inversa, sentir que te pertenece el mundo, todo solo para vos.

Más adelante, ya de grande y encaminado en lo del teatro, me encontré con la posibilidad de encargarme de dos programas de intercambio para jóvenes entre países de Latinoamerica y Europa; fueron tres años nada más, pero fue suficiente para saber que esto tampoco quería. Fue una buena oportunidad para descubrimientos interesantes y de poner a prueba mis capacidades: un buen reto, y creo que lo hice bien.

En esa época descubrí el yoga, no imaginé jamás meterme a ese mundo y así a las posibilidades que me daría. Fui alumno devoto varios años y luego instructor.
Mi interés por las diferentes manifestaciones del cuerpo me llevaron a esa forma de trabajarlo, lo cual encontré muy interesante y profundo, ya que no se trataba solo del cuerpo, sino que también podía seguir buscando esas grandes respuestas en mi interior.

Y como amante de la bicicleta, dedico una sección para #lavidaenbici.

hpim0043
Mi hermano Jorge, en nuestra área de trabajo en Jacksonville, FLorida. 2006.
Anuncios

8 comentarios sobre “Yo soy Bonifaz CaneloFino

  1. iniciare recitando lo siguiente. TUS OJOS SON LOS MÍOS. Te admiro profundamente.realmente eres la extensión de los brazos de Dios. Eres el hombre más correcto que conozco, tu capacidad de ver la vida de otra manera me impacto toda la vida.y trato de seguir tu ejemplo. Eres libre como nadie en este mundo. Todo aquel que esta serca de ti aprende lo fácil que es vivir sin complicarse. Eres un hombre de bien. Veo el mundo a través de tus ojos. Aplausos joven entusiasta amante de las Buenas costumbres. Y de la buena vida.gracias por existir.

    1. Querida Ché, gracias por tus palabras, me hacen sentir humilde ante ti, de quien he aprendido lecciones claves de la vida. Sos una fuente clave de inspiración en mi vida, querida hermana. Como te he dicho siempre, yo veré el mundo por tí.

      Te quiero mucho y ánimos en todo! Abrazote.

      Pd: seguí leyendo el blog, siempre habrán cosas para vos. 😀

  2. Qué bien que tengas un blogg Boni, tengo poco tiempo de conocerte, pero siempre que hablamos parece que nos conocieramos de mucho tiempo porque me haces sentir muy cómoda. Tengo mi teoría de que es porque eres una de las pocas personas aútenticas que conozco, que pueden ir, actuar y hablar como les place… y eso siempre inspira o te hace ganar enemistades, pero a mi me inspira. Y al leerte en este fragmento de tu vida me inspiras más. Te felicito por seguir a tu corazón, y enfrentar las adversidades para florecer y dar tus frutos que ahora son muchos y cada vez mejores. Me siento orgullosa de contar con tu amistad…

    1. Hola Carmen, desde hace rato tenía ganas de responderte, hoy es el momento.
      Me siento alagado con tus palabras, lo que dices es cierto, nos conocemos desde hace poco y a mí también me das buenas sensaciones, tu energía muy ligera y risueña.
      Gracias por tomarte el tiempo de escribir algo y por tus observaciones, ahora soy más minucioso con la escritura.

      Y por cierto, nos debemos varios vinos!!

  3. Hay Canelo ! Que intensa tu vida, llena de colores, de expericias, de paisajes.. definitivamente hay q saber vivirla! Me alegra q vayas por ese camino y leyendo tus palabras me transmite tanta autenticidad haciendome reflexionar q aún hay muchos caminos por recorrer y que somos libres de decidir lo que más nos llene y nos haga felices! Que buen blog 😉 y que sigas en este viaje ..

    1. Mi Ednita, qué linda sos, gracias por tus palabras.
      Es una suerte encontrarnos en este caminar y compartir muchas alegres aventuras.
      Brindo por seguir haciendo lo que nos hace felices, por vivir el momento, sin reloj; la vida es nueva cada día.

      Un abrazote mi baby, te quiero mucho. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s