Europa 2017

Fue en marzo del 2008 cuando llegué a Europa la primera vez, un continente que tenía entre ceja y ceja desde que era pequeño.
Tengo que decir que en ese momento no me sentía del todo convencido de hacer este viaje, pero ese espíritu de aventura que de repente me invade me hizo atreverme, además contaba con la complicidad de Jordi, este ser humano genial que sido como un ángel. El motivo principal de esta aventura era el teatro, lo cual era todo un riesgo ya que no contaba con tanta experiencia en el oficio como para pensar que estaba listo para los escenarios europeos.
En fin, era un viaje arriesgado, nada nos garantizaba que lograríamos hacer nuestra gira teatral con éxito o por lo menos sobrevivir haciendo eso que tanto queríamos. La gira duró dos meses y pico, presentamos en nueve ciudades holandesas y dos en España: Barcelona y Bilbao. Además, aproveché para ir a Alemania a visitar a mi padrino Gerardo.

Esos tres meses en el viejo continente fueron marcados fuertemente por una primera mitad muy infeliz, mi salud se vio afectada por la llamada ‘alergia primaveral’, me cayó terrible; me casi dos meses hasta que empezó el verano ya muy al final del viaje. Aunque eso no era todo, mi relación con Rachel se derrumbó de la noche a la mañana después de estar recién comprometidos, no me lo esperaba, fue doloroso y dramático; esos si que fueron meses intensos.
Mi desdichada estancia en Holanda la subrayó la falta de casa; mi amiga Diwy que me había ofrecido alojamiento tuvo que echarme de su casa luego de un incidente –involuntario de mi parte- con su compañera de casa, enferma de bipolaridad, un caso raro. Así andaba yo, mendigando techo, hasta que por fin unas amigas surinameses me dieron posada ya para el último mes de estancia.

A punto estuve de devolverme a Guatemala, si no es por una charla que tuve con Jordi, en que me devolvió los ánimos y me hizo replantearme mi propia actitud ante todo aquello que me parecía una desgracia. Dejé de comportarme como víctima y poco a poco las cosas fueron cambiando, aunque para entonces ya se acercaba el momento de regresar.

Hasta aquí no me mencionado al famoso Patxi, un vasco que intentó golpearme con un martillo. Este era compañero de casa de Jordi y que por un motivo absurdo agarró odio hacia mí. En aquellos días ni Jordi podía entrar a su propia casa, el tal Patxi enloqueció, quizá por el exceso de drogas, hasta que finalmente lo deportaron a su país.

Dos de las mejores semanas que pasé en Europa fueron durante un viaje que hice en Alemania con una familia y amigos que me invitaron a una gira. Fue un grupo que había recibido en Guatemala unos años antes para un viaje cultural que les había preparado y guiado yo mismo.
Lo mejor de esas dos semanas fue que pude ver a mi padrino Gerardo, la persona más influyente en mí y a quien le debo cómo soy. Gerardo Sturm ha sido mi figura paternal desde que tengo memoria y a él le atribuyo mi visión del mundo.

En un momento todo era ya estable y marchaba de maravilla, el verano había entrado de lleno, mi salud estaba al cien por cien, ya le había agarrado el gusto a todo, conocía la ciudad, me manejaba solo, tenía a mi alrededor gente guapa e interesante, sin embargo había llegado la hora de regresar.
Cuando salí sentí una gran pena de dejar todo eso, era el mejor momento y tenía que irme.

Nueve años después estoy de regreso y me pregunto ¿qué sentido tiene escribir sobre esto? Pues es que siento que es como la continuación del primer viaje, casualmente volviendo en las mismas fechas en que me fui aquella vez; así empieza Europa 2017.

Amsterdam, 2008.
Amsterdam, 2008.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s